Me despierto. Microrelato

Me despierto. Microrelato

Me despierto.


Respiro y siento el aire llegar a mis pulmones. Sonrío.
Abro los ojos y miro el techo de mi habitación. Pienso: puedo ver. Sonrío.
Muevo los dedos de los pies y de las manos. Muevo la cabeza hacia los lados. Me desperezo, bostezo y me estiro. Mi cuerpo cruje. Mi eterno dolor de espalda, ganado a pulso, me da los buenos días. Pienso: puedo moverme. Sonrío.


Pongo un pie en el suelo. Luego el otro. Me levanto y doy un par de pasos. Pienso: puedo andar. Sonrío.


Hoy ya tengo cuatro motivos para sonreír: puedo respirar, puedo ver, puedo moverme, puedo andar. Mi cuerpo funciona. Un día más. Qué gran regalo.


Hoy la vida me va a regalar muchos más motivos para sonreír. Lo sé. Estaré atenta para que nada bueno pase desapercibido.


También sé que en cuanto comience el día llegarán los problemas cotidianos. Algunos incluso amenazarán con amargármelo. En mi mano estará permitirlo o no. Yo decidiré cómo me influyen las circunstancias. Algunas podrían hacerme infeliz. Si yo lo consintiera. Pero, algo me dice que no lo voy a consentir. Cuando me fallen las fuerzas recordaré ese primer instante del día en el que tomo conciencia de que, un día más, puedo respirar, ver, moverme, andar…


Quejarme por las adversidades sería una opción. Muchos la practican hasta la extenuidad. Pero no sirve. Ni a ellos, ni a quienes les rodean. No suma, solo resta. Así que lo descarto. Quejarme sería un absurdo acto de total ingratitud.


Hoy me han hecho un regalo, un día más. Lo acepto, lo agradezco y voy a disfrutarlo. Como hacemos con cualquier regalo. Solo que éste es el más importante de todos: la vida.

Microrelato de Cristina Jimena, autora de “Y de pronto cambió mi Vida” y “El Club de la Gente Feliz” @Cristina Jimena en Facebook



1 pensamiento sobre “Me despierto. Microrelato”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *